BURGOS - CULTURA/PATRIMONIO
Jueves, 11 de Julio de 2019

La UBU pone en valor la protección de la herencia cultural a través de un curso de verano sobre Clunia

ICAL - El curso se celebrará en la localidad burgalesa de Peñalba de Castro del 24 al 26 de julio

La Universidad de Burgos (UBU) celebrará del 24 al 26 de julio el curso de verano ‘Clunia: el patrimonio arqueológico ante el siglo XXI’, con el que buscará llamar la atención sobre aspectos como la divulgación y protección de la herencia cultural del territorio. El curso, se celebrará en Clunia, en la localidad burgalesa de Peñalba de Castro, y estará dirigido por las profesoras María Rosa Cuesta Moratinos, Beatriz Rubio Prada y Marta Martínez Arnáiz.

Desde la propia universidad sostienen que tradicionalmente la intervención patrimonial se ha centrado en la recuperación y conservación de aquellos bienes culturales que definen la identidad y forman parte de nuestra herencia histórica. Actualmente esos planteamientos de investigación, mantenimiento, restauración y conservación, “necesitan ser tratados desde una perspectiva que les permita convertirse en acciones visibles para todos”.

En este aspecto, defienden que el Patrimonio Arqueológico del siglo XXI “ha de enfocarse hacia la puesta en valor y disfrute de los elementos patrimoniales para la sociedad, a través de la accesibilidad, difusión y visibilidad de los mismos”. De esta forma, su mejor conocimiento contribuirá a una “mayor implicación por parte de todos, generándose así la auténtica protección de nuestro pasado”, indicaron.

Una de las directoras de este curso, Rosa Cuesta, afirma que tras la toma de contacto del año anterior, con el que todos los participantes pasaron a saber un poco más del devenir histórico de la ciudad y de su entorno, este año Clunia: El Patrimonio Arqueológico ante el siglo XXI “quiere llamar la atención sobre otros aspectos de importancia vital para la continuidad, divulgación y protección de nuestra herencia cultural”. Partiendo para ello “de la experiencia adquirida, el conocimiento del territorio y la problemática que hoy presenta la pervivencia del entorno rural y de su patrimonio”. Un curso a manos de Manuel Abascal, Isaac Moreno y Marta Martínez que abordarán cada uno de estos aspectos”.

El miembro del Grupo de Tecnologías en Entornos Hostiles (GTE) y topógrafo profesional, Rafael Larma, mostrará lo que supone trabajar en un espacio como Cueva Román y cuáles son las técnicas que se emplean en este complicado espacio. El Equipo de Investigación de Clunia pondrá al día y mostrará los estudios en marcha.

Silvia Escuredo, Milagros Burón, el teniente Pedro María Martínez (Seprona), Cristina Escudero y el capitán Roberto García (UME), ayudarán a resolver muchas de las dudas que se plantean a la hora de intervenir o poner en conocimiento de las autoridades competentes hechos delictivos o emergencias patrimoniales y explicarán los procedimientos y procesos para la protección y recuperación patrimonial.

En el trascurso de estos tres días, del 24 al 26 de julio, se abordaran temas variados, el colofón será puesto por la Unidad Militar de Emergencias (UME- BTUMe), que mostrará algunas de las técnicas empleadas en la conservación del patrimonio cultural.

Los objetivos de este curso son conocer lo que la experiencia adquirida en el yacimiento, así como en otros entornos arqueológicos de características similares a Clunia, han puesto para la investigación, mantenimiento, restauración, conservación, accesibilidad, difusión y visibilidad, en esa búsqueda por alcanzar la máxima optimización para su uso y disfrute.

En segundo lugar, comprender cómo la situación del entorno rural y su rápida despoblación desde los años 60, influyen en el desequilibrio entre un recinto arqueológico que busca convertirse en referente sociocultural de la zona y un entorno en donde todavía ha de buscarse una mayor dinamización.

Asimismo, buscarán difundir y aprender como las nuevas tecnologías y metodologías son aplicadas en los estudios arqueológicos que se están realizando en el yacimiento de la ciudad romana de Clunia, con la finalidad de lograr un acercamiento y una mejor comprensión por parte de todos, de los conocimientos adquiridos en los últimos años. Y por último instruir y orientar a los participantes sobre cuáles son los principios y acciones oportunas con las que ellos, como ciudadanos, pueden contribuir en la salvaguarda de la riqueza patrimonial.