SORIA - CULTURA/PATRIMONIO
Miércoles, 28 de Noviembre de 2018

Luz verde a la primera fase de la restauración del Monasterio de Santa María de Huerta con una inversión de 393.000 euros

ICAL - Cultura trabaja en la redacción del proyecto para ejecutar la segunda con una inversión de 700.000 euros

La Junta de Castilla y León formalizó hoy los contratos de las primera fase de las obras de restauración del Monasterio de Santa María de Huerta (Soria), tras los daños que sufrió por la inundación el pasado 9 de septiembre.

Esta primera fase de emergencia requieren de una inversión de 393.000 euros y aunque los plazos de finalización de los distintos contratos varían, el conjunto de la actuación debe estar concluida el 15 de marzo del próximo año.

En la firma estuvieron presentes los representantes de las diferentes empresas adjudicatarias, el padre abad de la Comunidad cisterciense, Isidoro Anguita, y el jefe del Servicio Territorial de Cultura, Carlos de la Casa.

Tras los daños ocasionados por las inundaciones del pasado 9 de septiembre, y concluidas las tareas iniciales más inmediatas en el Monasterio -achique, eliminación del barro, desescombro inicial y puesta a salvo de enseres y piezas-, el Servicio Territorial de Cultura de la Junta en Soria mantuvo reuniones de coordinación para ejecutar el compromiso de la Consejería de Cultura y Turismo en materia de restauración que, planificado en dos fases, supone una inversión de 1,1 millones de euros.

Esta primera centra una de sus actuaciones en las reparaciones inmediatas para la restitución del funcionamiento ordinario: limpieza y reparación de canaletas de la parte baja; limpieza del drenaje y cámara bufa del claustro gótico; limpieza de la atarjea de drenaje perimetral del contorno; limpieza de las redes de saneamiento del monasterio, reparación de puertas de acceso y sus vitrales, revestimientos de las plantas baja y semisótano, reparación de los cuadros eléctricos, limpieza en general y reparación de fosos.

También se realizarán las reparaciones o reposiciones urgentes de la muralla: reconstrucción de tramos en las zonas sur y oeste, consolidación del resto deteriorado y reapertura de puertas o nueva implantación de aliviaderos de emergencia en la muralla junto al río. La última actuación que se realizará en esta fase en bienes inmuebles será la relativa a la recuperación de protección y prevención ante futuras inundaciones.

Respecto a los bienes muebles, se intervendrá sobre 16 retablos, una custodia, una mesa de altar y un cuadro. En materia de carpintería se trabajará en las estructuras y sustitución de peanas, bancos y demás soportes de base y se montará del retablo ‘4’ del sotocoro, que se fue derribado por la invasión de agua y lodo. En cuanto a la restauración, en estos bienes muebles se procederá a la eliminación del barro procedente de la inundación y limpieza de la superficie afectada, así como a la consolidación de las policromías, dorados y sus estratos de soporte.

Segunda fase

La Junta trabaja, además, en la redacción de las memorias de la segunda fase, que consistirán en actuaciones por un valor de 600.000 euros y un plan de emergencia presupuestado en 100.000 euros. Tal y como anunció en la visita que realizó al Monasterio el presidente Juan Vicente Herrera, esta actuación también será financiada en su totalidad por la Junta de Castilla y León.