SORIA - CULTURA/PATRIMONIO
Viernes, 12 de Enero de 2018

La estela procedente de Osma de Marco Licinio Nepote, ‘Pieza del mes’ del Museo Numantino

ICAL - La piezas muestra uno de los aspectos más interesantes de la cultura romana: su religión y sus creencias sobre la muerte y una vida futura

El Museo Numantino, gestionado por la Junta de Castilla y León, eligió la estela de Marco Licinio Nepote, descubierta a fines del siglo XIX en Osma, al parecer cuando un vecino comenzó a excavar una bodega en la pared del cerro sobre el que se apoya el pueblo, como ‘Pieza del mes’ para enero, febrero y marzo.

Esta actividad constituye una oportunidad para conocer más detenidamente algunos de los bienes expuestos en el Museo, mediante una explicación detallada durante las visitas guiadas que se desarrollan gratuitamente los sábados a las 12.00 horas, con una duración aproximada de 30 minutos.

La estela es un monumento conmemorativo que se erige a modo de lápida. En el mundo romano su uso está muy extendido y ha ayudado a descubrir cuáles eran los distintos ritos de enterramiento, además de que aportan otro tipo de información como quién es el difunto, cuándo y cómo murió, quién encarga la estela, entre otros.

La de Marco Licinio Nepote es una estela de mármol blanco con cabecera semicircular, a la que le falta una porción indeterminada de la parte inferior. Aun así, las dimensiones de lo que queda son impresionantes: 202 centímetros de alto por 52 de ancho y 28 de grueso. Gracias a esta pieza, con la que el Museo Numantino inaugura el año, los visitantes descubrirán uno de los aspectos más interesantes de la cultura romana, su religión y sus creencias sobre la muerte y una vida futura.

De la lectura del epitafio de la estela se desprende que Marciana y Nepotila pusieron la estela en recuerdo de su padre M. Licinio Nepote, que murió a los 50 años. Es destacable el contraste entre la fina talla de la ornamentación y el trazo más descuidado del epígrafe. También es digno de atención, según la Junta, el que todas las palabras (y siglas) están sistemáticamente separadas mediante puntos a mitad de línea y las dos letras enlazadas de la abreviación AN de ‘an(norum)’.

Lo más notorio de la pieza es su decoración, que según los expertos es un magnífico ejemplo del gusto celta, lo que puede sorprender si se contrapone con la onomástica de los personajes, que es básicamente romana. Alternativamente, también se puede considerar esta estela como un buen ejemplo del mestizaje cultural y artístico existente en las comarcas del Duero durante los primeros siglos del Imperio.