David Arranz /ICAL - Convenio de la Diputación de Salamanca para fomento del enoturismo
SALAMANCA - TURISMO
Jueves, 31 de Enero de 2019

La Diputación de Salamanca destina 30.000 euros para la promoción del enoturismo a través de las Rutas del Vino Arribes y Sierra de Francia

C.T.M. - El presidente de la institución provincial, Javier Iglesias, destaca que se trata de “una realidad en plena expansión” que ayuda a “dinamizar el territorio y generar riqueza y empleo”

La Diputación de Salamanca destinará un total de 30.000 euros a las asociaciones Ruta del Vino Arribes del Duero y Ruta del Vino Sierra de Francia para el fomento del enoturismo en la provincia, como una “realidad en plena expansión” que además está inserta en el Plan de Turismo de la institución provincial charra.

“Nos hemos remangado y hemos puesto toda la carne en el asador”, explicó durante la firma del acuerdo con las dos asociaciones el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, para quien la cantidad fijada “impulsará el trabajo que realizan las dos rutas” a la hora de “ejercer una fuerza importante para ofrecer oportunidades” a las personas que viven en el medio rural, dentro del “compromiso importante” de la Diputación para “dinamizar el territorio y generar riqueza y empleo”.

También destacó Iglesias el trabajo del diputado de Turismo y presidente de la asociación Ruta del Vino Sierra de Francia, Javier García Hidalgo, para conseguir que las dos denominaciones oficiales vitinícolas de la provincia tuvieran rutas del vino “en tan solo año y medio”, sumándose así a las otras 5 existentes en Castilla y León y al total de 28 que pueblan el territorio nacional.

“Naturaleza y tradición forman parte de nuestro paisaje provincial y la tradición vitinícola está muy arraigada en la provincia de Salamanca”, explicó Javier Iglesias, quien destacó los 22 ayuntamientos y 76 empresas asociadas a la Ruta del Vino Sierra de Francia y los 10 ayuntamientos y 55 empresas que pertenecen a la asociación de la ruta vitinícola de Arribes del Duero en lo referente al lado salmantino.

“Son personas que creen en este proyecto y piensan que es bueno para las personas que viven en su entorno como palanca de desarrollo”, continuó el presidente de la Diputación de Salamanca, para quien “las más particulares bodegas y viñedos están en nuestra provincia”, por su “pequeño tamaño que produce caldos muy especiales, con carácter y sabor genuino que estaba perdido”.

Asimismo, aseveró que tienen “un alto valor ecológico” por encontrarse los viñedos de ambas Denominaciones de Origen en lugares que son Reserva de la Biosfera y Parques Naturales. “No estamos hablando de lugares comunes, sino de lugares con encanto donde habitan personas especiales” que hacen que se “cumplan las expectativas del turista más exigente”.

Un tipo de turista que “gasta 161 euros en una estancia media de dos o tres días”, según reveló Iglesias, por lo que desde la Diputación de Salamanca se muestran “convencidos” de que su apuesta por el enoturismo “va a tener datos positivos en el futuro” y que, incluso, ya los está teniendo, con un “aumento del número de pernoctaciones en la provincia” tras la puesta en marcha del Plan de Turismo de la institución provincial salmantina.

Javier Iglesias estuvo acompañado en la presentación del acuerdo de los dos presidentes de las asociaciones Ruta del Vino Arribes del Duero y Ruta del Vino Sierra de Francia. El primero, Julián Martín, agradeció “profundamente” el apoyo de la Diputación a un proyecto que “se ha notado bastante, con socios que han incrementado hasta un 15 por ciento su caja y con fijación de la población”, puesto que la zona está “teniendo mucha dificultad con la despoblación”.

Por su parte, el presidente de la asociación Ruta del Vino Sierra de Francia, Javier García Hidalgo, agradeció “el trabajo de los gerentes y trabajadores de las rutas” para un territorio “eminentemente turístico” que con estas acciones logra “poner en valor el territorio y conseguir acciones conjuntas de promoción y comercialización” a las que se pueden sumar nuevos miembros “si cumplen los estándares mínimos de certificación que marca la asociación de Ciudades Españolas del Vino, que tiene el respaldo de la Secretaría de Estado de Turismo”.