Inicio >> Listado de CulturaTurismo >> CulturaTurismo
SORIA - CULTURA/PATRIMONIO
Viernes, 18 de Enero de 2019

La ‘Fíbula de caballo’, primera Pieza del mes del Museo Numantino en 2019

ICAL - La obra se explicará monográficamente los sábados y puede contemplarse de igual manera en visita libre, en horario de apertura al público de la infraestructura

El Museo Numantino eligió la ‘Fíbula de caballo’, procedente del yacimiento de Numancia (Garray), para iniciar en este año la actividad conocida como Pieza del mes. La obra ha sido aceptada socialmente como un símbolo principalmente por Garray y la ciudad de Soria, así como por un número creciente de habitantes de la provincia.

Las características de la pieza, su reducido tamaño, así como consideraciones museográficas, tales como la necesidad de contextualizar en su ámbito cultural y artístico su significado, han motivado que la presentación al público varíe respecto a la presentación de otras piezas que requieren también un trato museográfico individualizado. También ha influido en la presentación de esta pieza la voluntad del Museo Numantino, gestionado por la Junta de Castilla y León, de actualizar los lenguajes expositivos y comunicativos.

La fíbula con figura de caballo se explicará monográficamente los sábados, a las 12 horas, y puede contemplarse de igual manera en visita libre, en horario de apertura al público del Museo Numantino. En cualquier caso, no es necesario efectuar reserva. Esta actividad constituye una oportunidad para conocer más detenidamente algunos bienes expuestos en el Museo.

Toda esta área cultural celtibérica utilizó la fíbula zoomorfa con figura de caballo, en ocasiones con jinete, con una cronología de finales del siglo III y el siglo II antes de Cristo. Más aún, es un motivo frecuente en las culturas del Mediterráneo, con grandes similitudes estilísticas. De entre todas las que el Museo Numantino conserva, es una la que se ha constituido recientemente en símbolo o señal, traduciéndose a múltiples objetos de uso cotidiano y comercial.

La ‘Fíbula de caballo’, de bronce, se recuperó ya incompleta, faltándole el muelle que hacía operativa la aguja para servir de broche en la indumentaria masculina. En la zona central de su cuerpo tiene un aspa inscrita entre dos líneas. Este motivo es recurrente en la cerámica de Numancia, pintado e incluso a veces inciso durante el uso de la pieza por su propietario o usuario.

Sin duda tiene un valor de invocación de protección o bonanza. También puede ser el dibujo de la ‘manta’ colocada sobre el caballo para que su monta sea más cómoda. Igualmente interesantes son los círculos inscritos en el cuerpo del caballo, de dos tamaños, que parecen marcar la anatomía del equino de un modo abstracto, sintético, de gran belleza.

En la sociedad celtibérica el caballo fue un animal relevante. Era necesario para la caza, los viajes y la guerra. Siendo una sociedad fuertemente militarizada, con la amenaza de conflicto bélico entre poblados, tribus y quizá etnias, la posesión del caballo mostraba las diferencias sociales: poseerlo, mantenerlo, domarlo era costoso. El guerrero a caballo era la mejor manifestación de la fortaleza militar del grupo social al que pertenecía.

Esta importancia no solo es apreciable en el número elevado de representaciones de caballos en bronce (fíbulas), como pintadas sobre cerámicas, sino también en el hecho de que en los ajuares funerarios de quienes poseyeron un caballo aparecen con frecuencia bocados de caballo que hacen evidente, incluso en la muerte, el estatus del difunto.

Los valores reconocidos al caballo (fortaleza, ligereza, velocidad, nobleza, etc.) hicieron que en ocasiones se representara como evocación de Epona, diosa que aparece en ocasiones representada junto a caballos.