Inicio >> Listado de CulturaTurismo >> CulturaTurismo
BURGOS - CULTURA/PATRIMONIO
Jueves, 11 de Julio de 2019

El convento de Santa Ana de Villasana de Mena (Burgos) acoge desde mañana una exposición dedicada a los Tercios de Flandes

ICAL - La muestra permanecerá hasta el 28 de julio y se compone de 33 paneles que descubren la historia del legendario y temido ejército español

El convento de Santa Ana de Villasana de Mena (Burgos) albergará del 12 al 28 de julio la exposición ‘Los tercios día a día. Los hombres de Sarmiento’, organizada por la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento del Valle de Mena en colaboración con la Asociación de Amigos del Museo Militar de Burgos.

Un total de 33 paneles ponen a disposición del espectador un apasionante recorrido por la historia del legendario y temido ejército de los tercios españoles, integrado por hombres provenientes tanto de los estratos más humildes como de las clases más acomodadas, que encontraban en el oficio de las armas, sirviendo a su patria y a su rey, la posibilidad de alcanzar gloria y riqueza, y en el peor de los casos, pero el más habitual, una muerte honrosa y digna.

Los soportes narran el día a día de estos recios soldados, la formación militar y disciplina a la que eran sometidos, la alimentación que recibían, sus formas de entretenimiento, etc. Así mismo, muestran algunas curiosidades, como el origen del término “camarada”, expresión surgida precisamente en el ámbito de los tercios españoles para referirse a los soldados que vivían juntos, compartiendo “camareta” o habitación y medios de vida.

Francisco Sarmiento y la batalla de Castelnuovo

A través de la figura histórica de Francisco Sarmiento, noble de origen burgalés que fue Maestre de Campo del Tercio de Florencia y murió heroicamente en la famosa batalla de Castelnuovo (1539) frente a las tropas otomanas de Barbarroja, la muestra da a conocer el surgimiento de las mejores unidades de infantería del mundo entre los siglos XVI y XVII, su vida de campaña, forma de combate y algunas de las principales acciones bélicas en las que intervinieron en la expansión, consolidación y defensa del otrora vasto y poderoso Imperio Español

Francisco Sarmiento y Mendoza pertenecía a un viejo linaje burgalés descendiente del infante Juan Manuel, hijo de Fernando III ‘el Santo’. Al no ser el primogénito y no poder optar al mayorazgo familiar, eligió el camino de las armas, donde pronto destacaría por su valía personal y militar, curtiéndose primero en las guerras castellanas antes de pasar a formar parte del ejército imperial de Carlos V.

En plena disputa con el Imperio Turco de Solimán ‘el Magnífico’ por el dominio del Mediterráneo, en 1538, las tropas cristianas de la Santa Liga, coalición formada por el emperador Carlos V, el Papado y la República de Venecia, habían conseguido arrebatar al Islam la estratégica plaza de Castelnuovo, en la costa de la actual Montenegro.

El gobierno y la defensa de la ciudadela recién conquistada fueron encomendados a Francisco Sarmiento, que por entonces ya ostentaba el cargo de Maestre de Campo del Tercio de Florencia, con cuyos hombres, unos 4.000, debía salvaguardar Castelnuovo frente a cualquier intento de los turcos por recuperar la fortaleza, una peligrosa misión pues, entre otras cosas, se hacía casi imposible recibir refuerzos y víveres rápidamente en aquel olvidado paraje del mundo.

Y, efectivamente, los peores presagios se cumplieron en julio de 1539, cuando el corsario y almirante otomano, Barbarroja, al frente de una gran flota de galeras y 64.000 hombres, arribó a las costas adriáticas de Castelnuovo.

Los turcos, cuya superioridad numérica era abrumadora, ofrecieron a la guarnición española una capitulación honrosa, pero las tropas de Sarmiento no se rindieron y se batieron hasta el final. El grueso del tercio, con Sarmiento a la cabeza, murió en una defensa verdaderamente heroica que no tardó en extenderse por todo el mundo y fue cantada por bardos y poetas de la época.

Fernando de Vivanco

La exposición se complementa con un panel dedicado a Fernando de Vivanco y Saravia, natural de Espinosa de los Monteros (Burgos), que fue capitán de infantería española y Maestre de Campo del Tercio de Agustín Iñiguez de Zárate. Tal y como reza el epitafio de su arcosolio sepulcral, dispuesto en el interior del ábside de la iglesia románica de San Lorenzo de Vallejo, antigua cabeza de la Encomienda que la Orden de San Juan de Jerusalén fundó en la citada aldea de Vallejo de Mena a comienzos del siglo XIII y de la que Fernando de Vivanco fue comendador a finales del siglo XVI.

Se trata de un personaje ligado con la familia abacial de Vivanco de Mena, linaje que tenía por costumbre procurar que sus hijos nacieran en Espinosa para acceder así a la condición de ‘Monteros del Rey’.

Fernando de Vivanco guarda un interesante paralelismo biográfico con Francisco Sarmiento, pues ambos pertenecían a la nobleza castellana, ejercieron como comendadores de una orden religioso- militar (Sarmiento lo fue de la Orden de Santiago) y los dos alcanzaron el principal rango militar como maestres de campo de los tercios españoles.

La muestra podrá visitarse entre el 12 y el 28 de julio en el convento de Santa Ana de Villasana, de martes a sábado, desde las 17 a las 19 horas, y los domingos de 12 a 14 horas.