Inicio >> Listado de CulturaTurismo >> CulturaTurismo
SORIA - CULTURA/PATRIMONIO
Lunes, 16 de Julio de 2018

Arrancan las excavaciones en el yacimiento celtíbero y romano de Numancia en la manzana XXIV

ICAL - Un total de 65 estudiantes de Prehistoria participan en los trabajos arqueológicos en este yacimiento ubicado en Garray

Alrededor de 65 personas, la mayoría estudiantes de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid, participan desde hoy en la campaña de excavaciones estivales del yacimiento celtíbero y romano de Numancia, dirigida por el profesor Alfredo Jimeno.

El equipo arqueológico e investigador del yacimiento celtíbero y romano de Numancia centrará su actuación este verano en la manzana XXIV, en concreto, en la investigación de un gran almacén con materiales de la vida doméstica hallado en el nivel celtibérico.

El director de las excavaciones de Numancia, Alfredo Jimeno, detalló a Ical que durante la campaña del pasado año se pudieron recoger grandes vasijas de contenedores asociadas a una casa aledaña, en un almacén de un tamaño grande, y agregó que la investigación proporcionará más información sobre la vida doméstica de la época celtibérica. “Hemos hallado grandes vasos donde guardaban los productos para conservar su comida”, destacó.

Alfredo Jimeno señaló que las últimas investigaciones evidencian que los celtíberos manejaban el procesado del hierro y el bronce y tenían ordenado su ámbito doméstico. Sus casas se dividían en tres estancias diferenciadas, e incorporaban un almacén, cuyo tamaño dependía, a su vez, de la jerarquía que ocupara la familia en la ciudad.

El también profesor de Prehistoria en la Universidad Complutense de Madrid, que durante los últimos años ha aportado una nueva estatigrafía al yacimiento celtíbero y romano más excavado del mundo, estableció que en Numancia existen dos niveles celtíberos y dos romanos.

La próxima campaña de excavación, subvencionada por la Junta, permitirá conocer mucho mejor la cultura celtibérica, que “no era nada atrasada y que, incluso, estaba mejor dotada en muchos aspectos que algunos pueblos de la cultura moderna”.

“Esta ciudad celtíbera está ordenada. Las fuentes clásicas dicen que Retógenes vivía en la zona más bella de la ciudad, es decir, que había barrios más elegantes y otros que no lo eran tanto. Los elegantes (más soledados) estaban adjudicados a los guerreros u hombres poderosos. Había una estructura de la ciudad”, relató a Ical.

La campaña de excavación se desarrollará entre la segunda quincena de julio y la primera de agosto y contará con la participación de alumnos de Prehistoria y Arqueología, principalmente de la Universidad Complutense de Madrid, que durante el curso procesan y estudian los materiales extraídos del yacimiento durante la campaña estival anterior.

La manzana XXIV se ubica encima de la casa de las columnas, una de las mejores zonas para habitar, al estar muy soleada. Actualmente está tapada con tierra para evitar su deterioro, pero en un sólo día volverá a estar a la intemperie. “ Mientras excavamos les explicamos a los grupos de visitantes lo que hacemos. Las condiciones climatológicas de Soria no nos permiten que lo que hallamos permanezca a la vista”, destacó.

Los trabajos realizados en la manzana XXIV del yacimiento de Numancia, que cuenta con 1.600 metros cuadrados, aportaron, según Jimeno, una documentación significativa, que vienen a apoyar la superposición estratigráfica de Numancia, una ciudad superior romana, con dos niveles, de los cuales uno está asociado al momento Imperial y otro a la conquista de Escipión y, por debajo de ésta, dos ciudades celtibéricas.

Hasta el momento, se pueden documentar las estratigrafías, constatando los niveles de la ciudad de época romana y un nivel celtibérico, que no se sabe todavía si se trata de la ciudad destruida por Escipión (133 antes de Cristo) o de la ciudad destruida en las Guerras Sertorianas (75-72 antes de Cristo)”,  según aclaró el arqueólogo.

Estos trabajos de excavación, financiados por la Junta de Castilla y León con 18.150 euros, comenzaron en 2016, cuando se excavaron unos 400 metros cuadrados de la manzana, abarcando toda su anchura, de norte a sur.